Inspirelab
NEWSLETTER
 
BUSQUEDA
facebook twitter
 
 
HOY LA CONVERSACION GOBIERNOS MUNICIPIOS JUSTICIA POLÍTICA MEDIO RADIO CONTACTO
 
Una causa demasiado incómoda
2014-06-09 10:48:01 ||
Ariel Alanís, el prófugo más buscado en la provincia desde hace un año y medio, finalmente fue detenido ayer en un pub capitalino. Sobre él pesa la sospecha de haber participado en el tráfico de 90 kilos de marihuana hasta Catamarca en noviembre de 2012. El cargamento fue descubierto en la ruta 38 por la Policía, pero iba en el auto que conducía Claudio Tello, el único detenido en la causa, quien declaró en la Justicia que él había sido contratado por Alanís para hacer un viaje a Santiago del Estero, pero se extendió luego hasta Corrientes. Dijo creer que allí fue cuando le cargaron la droga en el auto, después que Alanís lo alojara en un hotel y se quedara con el vehículo. Y que al día siguiente partieron de regreso: él conducía el auto y Alanís iba junto a otras dos personas –que no conocía, según aclaró- en un vehículo delante suyo. Que a pocos kilómetros de El Portezuelo, Alanís le advirtió mediante un mensaje de texto sobre el control policial, luego de lo cual ellos se fugaron y lo dejaron solo con la Policía. Allí se enteró de que llevaba droga en el baúl y lo detuvieron. Poco después se desplegó un intenso operativo de búsqueda de los prófugos en la zona, que terminó sin resultados. En su declaración, Tello contó que accedió a hacer el viaje con Alanís porque lo conocía de El Pajonal, Pomán, de donde son oriundos. Hasta allí lo que consta en la causa. 


El componente político más comprometedor lo puso poco después el senador nacional Oscar Castillo ante la prensa. Castillo aseguró que Alanís era por esos días la "mano derecha” del entonces ministro de Gobierno, Francisco Gordillo, hoy intendente de Pomán. Y que las dos personas que lo acompañaban en el vehículo y con quienes escapó eran "cuñados” del ex jefe de Policía Juan José Palomeque. Uno de ellos, agregó, había sido destituido como policía de Drogas Peligrosas, pero fue reincorporado en la gestión de Palomeque. Según Castillo, los uniformados que actuaron en ese operativo fueron "separados de sus cargos”. Más aún: "Tengo entendido que Gordillo fue quien sugirió que el abogado defensor de Tello sea Luciano Rojas”, y que "pidió que no trasciendan los detalles y que iba a haber mucha plata para que el detenido guarde silencio", afirmó Castillo. Sin embargo, Tello fue defendido primero por el abogado Víctor Pintos y actualmente por Carlos Rosales Vera. Fue con él con quien Tello amplió su declaración en la Justicia y aseguró que Alanís le dijo que el cargamento que trasladaban era de "bebidas alcohólicas prohibidas para la inauguración del boliche del ministro Francisco Gordillo". Gordillo negó todo: dijo que a Alanís apenas lo conoce de vista, como a cualquier vecino de Pomán, y que Palomeque no tiene ningún parentesco con las otras personas que siguen fugadas. Y que, por cierto, no tiene ninguna vinculación con el narcotráfico. 



¿Y ahora qué? ¿Se acerca la hora de la verdad en la denominada "narcodenuncia”? Cuando Alanís habló con EL ANCASTI en la clandestinidad dijo lo que se esperaba: que él es ajeno a todo. Pero que no se entregaba a la Justicia porque temía ser un chivo expiatorio, el rehén de una pelea política. Sin embargo, ayer fue detenido en un boliche capitalino junto a su abogado, Luciano Rojas, quien según la Policía produjo desórdenes cuando intentó evitar el arresto. Que un prófugo de la Justicia sospechado de narcotráfico asista a un lugar público en compañía de su abogado habla de un nivel de impunidad considerable. Rojas, además, tiene una historia que exacerba las contradicciones del discurso oficial: el mismo año de la narcodenuncia, fue designado por Gordillo como asesor de la Secretaría de Seguridad de la cartera de Gobierno. Pero debió ser echado por presión de los diputados del FV que le reclamaron al ex ministro que el abogado era patrocinante del ex director de OSEP Arturo Aguirre, acusado de administración fraudulenta, razón por la cual le impidieron asumir como diputado provincial por el FCS. En la misma línea de torpeza, un sector del Gobierno intentó reducir la detención de Alanís a la participación de Miguel Leiva, hijo de la jueza de la Corte Amelia Sesto, quien fue arrestado y liberado por haber intentado "obstaculizar” el procedimiento en el local. La cordura en el asunto la puso anoche el jefe de Policía, Julio César Gutiérrez, quien destacó el trabajo de inteligencia de la fuerza para detener a Alanís y minimizó el episodio de Leiva. 
 
El Ancasti 

 
 
 
Comentar
 
Cambiemos y su interna insulsa
PRO Y FCyS...
 
“Jalil amenazó con despidos si no levantaban el partido”
POLITICA...
 
Carta Abierta a Abel Pintos
PONCHO...
 
PONCHO: BUEN MOTOR MAL LA BRUJULA
PONCHO...
 
Intendente, de viaje o durmiendo
Intendente...
 
Catamarca está segunda en desocupación
POLITICA...
 
La policía da pena: Sin balas ni comunicación, con armas obsoletas y chalecos vencidos
Policia...
 
“Me sacaron porque a los dinosaurios de la Corte no les gusta que un muchacho joven los enfrente”
Justicia Catamarca...
 
Uso político de Potrero del Clavillo
aconquija...
 
PLAN BELGRANO
POLITICA...