Inspirelab
NEWSLETTER
 
BUSQUEDA
facebook twitter
 
 
HOY LA CONVERSACION GOBIERNOS MUNICIPIOS JUSTICIA POLÍTICA MEDIO RADIO CONTACTO
 
Tirar la honra a los perros
2014-06-19 20:02:49 ||
Reparar es cambiar lo negativo en positivo. Hablamos del norte que debería seguir el gobierno cada vez que detecta una deficiencia de su propia gestión -en alguno de sus organismos- o la administración anterior. Pero entonces ¿cómo se explica el estancamiento?
Tenemos que ser muy buenos para conservar ese fino equilibrio que nos mantiene siempre en el mismo lugar. Consiste en hacer algunas cosas de valor -reparar, restaurar, asistir, gestionar- mientras se abandonan los logros anteriores. No es fácil, se requiere obsesión por el error, mentalidad mediocre y contradecirse todo el tiempo.

Para que el status quo sea una constante hay que tener un problema para cada solución ya encontrada. Convertir en negativo lo positivo. Cambiar incluso lo que está bien. Dar un paso y retroceder dos.

Con esta actitud paradójica, un político generándose un problema a sí mismo no es otra cosas que demostrar y demostrarse que puede destruir tanto como lo que construye. Fiel a su naturaleza, se siente estigmatizado pero prefiere continuar con la tradición; mejor es pensar que quién ingresa en política, debe arrojar la honra los perros ¿Por qué habrían de cambiar nuestros funcionarios? ¿Qué les ofrece el mundo a cambio?

La lógica política es distinta a la común. En la nuestra, hombres de a pie, a lo positivo lo dejaríamos como está y a lo negativo trataríamos de modificarlo. No proceder y actuar de esta forma, más que complicarnos, es impensable. Sin embargo nuestros representantes desafían a Aristóteles e incluso pobre Parménides que repetía como un idiota: "Lo que es, es y lo que no es, no es"

Hay gente experta en acusar y excusarse en el gobierno y en esa teatralización puede lograr a emocionarse hasta las lágrimas en un estridente discurso sobre la pobreza y los excluidos. Lagrimas de cocodrilo.
Pero como los cocodrilos, en realidad no lloran de emoción sino porque cuando tragan a su victima, ésta le presiona las glándulas lagrimales. El dicho se refiere a alguien que haciendo daño derrama lágrimas. Forma parte del mismo salvaje equilibrio político.

Sin piedad. Por mantener el statu quo, es preciso que gente muera. Suena cruel, pero la democracia también se mide por la cantidad de personas que, por no llegar a cubrir ni siquiera las necesidades básicas, quedan el camino, tras un penoso tránsito por este "valle de lágrimas".

Es como estar condenado a la pena de muerte. Te preparan para morir y la operación la lleva a cabo el Estado. La diferencia es que se ejecuta a un inocente que ni siquiera tiene la posibilidad de defenderse. Es el sistema que se retroalimenta de personitas sin presente ni futuro. 

Para un político que siempre quiere conservar el poder es muy difícil darle al hecho el lugar que corresponde. La amenaza más importante del Gobierno no es la oposición que se agrupa sino los problemas que no resuelve. 

Y llevo al extremo este argumento, no es cualquiera problema. Para algunos catamarqueños es cuestión de vida o muerte, aunque nuestros funcionarios no lo vean y lo que es peor no lo "sientan" así. Se nota que no solo la lógica no les funciona, el corazón tampoco.

Por Juan Carlos Andrada
Redacción:www.catamarca.la
 
 
 
Comentar
 
Cambiemos y su interna insulsa
PRO Y FCyS...
 
“Jalil amenazó con despidos si no levantaban el partido”
POLITICA...
 
Carta Abierta a Abel Pintos
PONCHO...
 
PONCHO: BUEN MOTOR MAL LA BRUJULA
PONCHO...
 
Intendente, de viaje o durmiendo
Intendente...
 
Catamarca está segunda en desocupación
POLITICA...
 
La policía da pena: Sin balas ni comunicación, con armas obsoletas y chalecos vencidos
Policia...
 
“Me sacaron porque a los dinosaurios de la Corte no les gusta que un muchacho joven los enfrente”
Justicia Catamarca...
 
Uso político de Potrero del Clavillo
aconquija...
 
PLAN BELGRANO
POLITICA...