• Catamarca Confidencial :: En Catamarca tu sitio de noticias
  • Martes, 29 de Noviembre de 2022

"¿Amigo, y si nos quedamos con toda la coima?"

Las sospechas sobre posibles casos de corrupción en la comuna que conduce Alejandro Páez sobrevuela la cabeza de los andalgalenses que confiaron en la honestidad y humildad del docente que parece haber caído en la necesidad de echar mano a la obra pública para hacer una diferencia que después pensaba invertir en su carrera política.
La ambición implicó dejar gente afuera y hacer promesas que el jefe comunal de la Perla del Oeste no pudo cumplir, en un especie de tirabuzón para abajo con heridos y ofendidos, sin necesidad por ello de discriminar ideologías políticas entre los participantes. Cuando hay plata de por medio, las camisetas no importan.

De esta forma el asfalto en las calles de Andalgalá, una gestión municipal que fue bien vista por la comunidad en general porque hacía falta, disparó la pregunta por los costos. Cada ciudadano empezó a hacer números y aunque, de acuerdo con que la obra era necesaria, hay muchas dudas y sospechas fundadas en los montos de inversión. 
Así no más, a mano alzada, a nadie le cierran las cuentas que hizo Páez por aquel entonces. 
Ni hablar de que hay gente que piensa que deben hacerse números comparativos con otras provincias en la misma época que se decidió realizar el asfaltado y revisar además si fue correcto el mecanismo administrativo y técnico que siguió el intendente.

Con muchos deseos de crecer
Se trata de una fuerte versión de coima a empresarios capitalinos que funcionarios municipales pensaban repartir en porcentajes diferenciados en una suerte de escala donde la mayor tajada era para Páez, dirigente radical con muchos deseos de crecer políticamente por lo que la "rentabilidad" de esa obra publica sería recapitalizada con el objeto de obtener más poder para el sector que conduce el intendente.
La operación estaba en manos del presidente del Concejo Deliberante, José Luis Cativa, quien llevaba las negociaciones por coimas entre 200 mil y dos millones de pesos para funcionarios municipales y concejales que aceptaran recibir el dinero y algunos cargos que se ofrecían en la comuna.
 
Delitos administrativos
El problema es que, el negocio se hizo con la obra del asfaltado sobrevaluada, pero la plata no alcanzó a cubrir todo los huecos por donde la verdad se terminó filtrando. Por poco dinero algunos ediles se dejaron comprar y otros solo se conformaron con un carguito para algún familiar.
Por un lado es increíble el rol de complicidad del Concejo Deliberante y por el otro se confirma que el Tribunal de Cuentas sigue siendo un órgano inútil para captar estas maniobras que son delitos administrativos. Sumo el hambre de los concejales que no pudieron rechazar la "oferta". 
Para Páez y compañía el poder implica tener fondos para ser y negociar candidaturas. Llego a ser intendente con plata prestada y compromisos incumplidos. Se soñó con la billetera llena de billetes y quiso hacer una "cortada" para re-posicionar su figura en la UCR.

La involución: de humilde vecino a político corrupto
"La vida es cara" y "la inflación es incontrolable", eran los argumentos del jefe comunal para encontrarse razones con Cativa, razonamiento que contenía el error político y la convicción de que "no pasaba nada" si la repartían a "toda" en el círculo íntimo de Páez.

¿Quién iba notar que la obra costaba 30 por ciento menos? ¿De los involucrados, quién hablaría por arrepentimiento o disconformidad porque la plata no llegó, después de pasado un tiempo? ¿Cómo se comprobaría que se sobrevaluó la obra de asfaltado si el empresario a quién se le "confió" el trabajo - Guido Mogetta- aceptó la coima pedida por estos funcionarios corruptos de antemano?

¿Cómo seguimos?
Todas las preguntas tienen respuesta pero nos organicemos informativamente. Propongo lo siguiente: Dejo un último plateo y luego adelanto lo que haremos durante la semana.

En primer lugar le preguntamos a los involucrados por la coima millonaria, si recuerdan haber estado en Saujil en la casa de un funcionario provincial donde además se habló del gas virtual. Bueno, si les falla la memoria, en estos días los podemos ayudar un poquito. ¿Qué hacen dirigentes radicales en el domicilio de referentes kirchneristas?

Segundo y tercero. El tema de los testigos en este caso puede ser determinante. Hay un empresario inmobiliario que conoce en detalle este tema. Después existe una escena en un lugar público también con testigos conocidos. Sucedió en una estación de servicio de Valle Viejo. La conversación está grabada.

Va a ser interesante conocer también como Páez intentó comprar una candidatura de perfil nacional en la última elección de la UCR con ese dinero. Y si tenemos suerte, tal vez hasta podamos abordar al abogado que ofició de "garante" de ese negociado en torno al asfalto de Andalgalá.

Tiempo al tiempo... Nosotros hagamos lo que podamos y dejemos a los demás actores que hagan lo suyo.


Por Juan Carlos Andrada

Comentarios

Informate antes que nadie

Recibe por email todas las noticias